El Golem

El Golem (Jorge Luis Borges)

Si (como afirma el griego en el Cratilo)
el nombre es arquetipo de la cosa
en las letras de ‘rosa’ está la rosa
y todo el Nilo en la palabra ‘Nilo’.

Y, hecho de consonantes y vocales,
habrá un terrible Nombre, que la esencia
cifre de Dios y que la Omnipotencia
guarde en letras y sílabas cabales. Continuar leyendo «El Golem»

Espero

Te espero cuando la noche se haga día,
suspiros de esperanzas ya perdidas.
No creo que vengas, lo sé,
sé que no vendrás.

Sé que la distancia te hiere,
sé que las noches son más frías,
Sé que ya no estás.
Creo saber todo de ti.
Continuar leyendo «Espero»

Diógenes

Anthony de Mello – El canto del pájaro

Estaba el filósofo Diógenes cenando lentejas cuando le vio el filósofo Aristipo, que vivía confortablemente a base de adular al rey.

Y le dijo Aristipo: “Si aprendieras a ser sumiso al rey, no tendrías que comer esa basura de lentejas”.

A lo que replicó Diógenes: “Si hubieras tú aprendido a comer lentejas, no tendrías que adular al rey”.

Continuar leyendo «Diógenes»

La primera página de «El nombre de la rosa»

El nombre de la rosa - Umberto Eco
El nombre de la rosa – Umberto Eco

Era una hermosa mañana de finales de noviembre. Durante la noche había nevado un poco, pero la fresca capa que cubría el suelo no superaba los tres dedos de espesor. A oscuras, en seguida después de laudes, habíamos oído misa en una aldea del valle. Luego, al despuntar el sol, nos habíamos puesto en camino hacia las montañas. Continuar leyendo «La primera página de «El nombre de la rosa»»

Platero y yo | El moridero

XI – El moridero

Tú, si te mueres antes que yo, no irás, Platero mío, en el carrillo del pregonero, a la marisma inmersa, ni al barranco del camino de los montes, como los otros pobres burros, como los caballos y los perros que no tienen quien los quiera. No serás, descarnadas y sangrientas tus costillas por los cuervos -tal la espina de un barco sobre el ocaso grana-, el espectáculo feo de los viajantes de comercio que van a la estación de San Juan, en el coche de las seis; ni, hinchado y rígido entre las almejas podridas de la gavia, el susto de los niós que, temerarios y curiosos, se asoman al borde de la cuesta, cogiéndose a las ramas, cuando salen, las tardes de domingo, al otoño, a comer piñones tostados por los pinares.

Vive tranquiloo, Platero. Yo te enterraré al pie del pino grande y redondo del huerto de la Piña, que a ti tanto te gusta. Estarás al lado de la vida alegre y serena. Los niños jugarán y coserán las niñas en sus sillitas bajas a tu lado. Sabrás los versos que la soledad me traiga. Oirás cantar a las muchachas cuando lavan en el naranjal y el ruido de la noria será gozo y frescura de tu paz eterna. Y, todo el año, los jilgueros, los chamarices y los verdones te pondrán, en la salud perenne de la copa, un breve techo de música entre tu sueño tranquilo y el infinito cielo de azul constante de Moguer. Continuar leyendo «Platero y yo | El moridero»

Mis libros favoritos del verano

Hoy termina un verano raro, con menos viajes que de costumbre lo que ha permitido incrementar mi tiempo de lectura en una estación en la que, salvo pandemia, suele bajar un pelín mi ritmo lector.

Y he aprovechado no solo para leer, sino para releer, algo que no suelo hacer pero que irá siendo más habitual a medida que 1) voy completando la ingente cantidad de «libros que tengo que leer» y 2) voy consolidando mi lista de «imprescindibles».

Es por ello que empezaré por una relectura como uno de mis libros favoritos de este verano, y no es otro que Mediaciones de Marco Aurelio, sobre el que ya hablé hace un par de años: ¿Por qué leer Meditaciones de Marco Aurelio? Continuar leyendo «Mis libros favoritos del verano»

La primera página de «El marciano»

El marciano - Andy Weir
El marciano – Andy Weir

ENTRADA DE DIARO: SOL 6
Estoy bien jodido.
Esta es mi considerada opinión.
Jodido.

Llevo seis días de lo que deberían ser los dos meses más extraordinarios de mi vida y que se han convertido en una pesadilla,
Ni siquiera sé quién leerá esto. Supongo que alguien lo encontrará, tarde o temprano. Tal vez dentro de cien años. Continuar leyendo «La primera página de «El marciano»»

Por siempre

Si la esmeralda se opacara,
si el oro perdiera su color,
entonces, se acabaría
nuestro amor.

Si el sol no calentara,
si la luna no existiera,
entonces, no tendría
sentido vivir en esta tierra
como tampoco tendría sentido
vivir sin mi vida,
la mujer de mis sueños,
la que me da la alegría… Continuar leyendo «Por siempre»

Lo mejor que he leído en primavera

Concluye hoy la primavera y, como cada tres meses, ¡nueva recapitulación de mis lecturas!

Y no ha sido una primavera normal con el problema que todos conocemos pero por suerte siempre tengo libros por leer en mi biblioteca, aunque es cierto que la he dejado bastante «al día». Por cierto, intento elegir siempre tres o cuatro para no extenderme demasiado, pero esta vez ha sido imposible y en breve entenderéis por qué.

Continuar leyendo «Lo mejor que he leído en primavera»